“Hemos llegado a final de esta aventura conducidas por las sorpresas que Dios nos ha ido regalando. Caminando como los discípulos de Emaús, abiertas a lo que el Señor ha querido irnos mostrando desde la escucha y el discernimiento. Es tiempo de “agradecer tanto bien recibido”

 

Experiencia del curso

Ha sido un curso donde realmente hemos vivido la experiencia de saber estar en las manos de Dios. En donde lo previsto y planeado no siempre se llevó a cabo. En donde cada día de acuerdo a las circunstancias tenía que reacomodarse a las condiciones que en ese momento surgían, lo vivimos y lo tomamos como un aprendizaje, dónde debemos de tener la sabiduría de planear y reajustar cada día las actividades. Y hemos descubierto que lo único firme es Dios.

Agradecemos a la Congragación, a nuestra Provincia de América y a cada una de nuestras comunidades, que nos han dado la oportunidad de participar en este encuentro que nos ha ayudado a vivir y profundizar nuestra vocación de Carmelitas Misioneras Teresianas, también agradecemos la casa generalizia que nos acogieron y nos acompañaron en el día adía, y a cada uno de los profesores y profesoras, quienes con sencillez nos entregaron su conocimiento y sabiduría.

Hna. Nancy Cáceres, CMT.

 

 

 

 

Imprimir