Como misioneras Palautianas hemos acompañado la vida de la diócesis de Catamarca de la cual somos parte. Respondiendo al llamado del Papa Francisco de ser una Iglesia en salida, durante los días 4 al 14 de enero, la Pastoral Misionera de la Diócesis de Catamarca organizó una misión en el distrito de Malli perteneciente al departamento Andalgalá. En ella participaron 45 misioneros, entre los que se contaron familias enteras, con miembros de todas las edades (desde los 3 a los 70 años), dos religiosas, seminaristas de la diócesis, y familias y jóvenes pertenecientes a Malli, acompañados, en todo momento, por el Director diocesano de OMP, Pbro. Sergio Chumbita.

Esta fue la primera misión realizada en Malli ya que se planea seguir visitando la comunidad que conforma el territorio de la Capilla Santa Rosa de Lima por lo menos durante tres años, con el fin de ir fortaleciendo en la comunidad su sentido de pertenencia como Iglesia y su compromiso dentro de la comunidad parroquial.

Los misioneros fuimos muy bien recibidos por los miembros de la comunidad de Malli quienes nos acompañaron desde el primer día. Fueron días llenos de mucha Gracia, de encuentro, de risas, de vida compartida en fraternidad por parte del grupo misionero, días en los que se nos permitió abrazar la vida de la Iglesia y seguir descubriendo la belleza de Dios impresa en cada hermano que nos sale al encuentro en el caminar y que nos recibe con los brazos abiertos en sus hogares. Sin duda, experimentamos en cada misión el llamado de Dios a anunciarlo a nuestros hermanos, pero también el llamado que nos hace por medio de su Pueblo a nuestras propias vidas y a responder desde el compromiso.

Durante estos diez días algunas de las actividades realizadas en la misión fueron: visita a los hogares, también a algunos medios de comunicación locales; charlas de formación sobre Misión, Lectio Divina y un Taller de la IAM; celebramos la Eucaristía en distintos sectores de la comunidad que misionamos; además, realizamos actividades recreativas, como comunidad misionera, y compartimos todas las mañanas una oración preparada por los distintos equipo de servicio.

Agradecemos a Dios por estos días vividos donde experimentamos de cerca la vida de la Iglesia en Andalgalá y en nuestra propia fraternidad misionera, que sin duda fue de gran crecimiento en nuestra fe y en la de cada persona con las que compartimos. Gracias a todos los que nos sostuvieron con sus oraciones y su generosidad. Quiera Dios que podamos continuar acompañando a la comunidad de Malli. Le pedimos a Dios para que lo que hemos compartido durante en este tiempo de misión pueda dar abundantes frutos y conceda Gracias a los que realizaron esta tarea, la de ser anunciadores de la Buena Noticia con alegría.

Y los animamos a que durante el año puedan acercarse a la Pastoral (Facebook: Pastoral misionera Catamarca) e interiorizarse sobre la misión del año que viene así seamos más los misioneros que llevemos la buena nueva a nuestros hermanos. Anímense FAMILIA PALAUTIANA a seguir anunciando la Belleza de la Iglesia!!!!

Imprimir