Solemnidad de Cristo Rey del Universo: Evangelio en Clave Palautiana

Cuando llega esta solemnidad siempre viene a mí el recuerdo de un retiro en donde nos invitaron a imaginar que nuestra vida era un gran círculo, en cuyo centro había un trono desde donde se controlaba todo lo que acontecía allí. En un segundo momento, se nos preguntó ¿Quién está sentado en el trono? ¿Quién controla? Y me sorprendí,  pues me vi a mi misma sentada en ese trono, dando órdenes, controlando como dueña, como una  reina haciendo danzar las cosas a  su gusto. Me impactó profundamente asumir que Dios no estaba en el centro,  que quien “gobernaba” era yo y que demasiadas veces los valores de “mi reino” no eran los de SU Reino.

Hoy celebramos la solemnidad de Cristo Rey, y nos alegramos porque a Cristo lo reconocemos como el Rey de todo: de la historia, del cosmos, del corazón de hombres y mujeres, del universo, de todo…Celebramos, si,  pero… ¿lo vivimos?  ¿De verdad Cristo “reina” en nuestras vidas? ¿Reina Él en sentimientos y actitudes? ¿Lo dejo a Él guiar mis búsquedas, animar mis proyectos, iluminar mis planes, tomar la iniciativa? ¿Están el amor de Cristo,  los valores  y criterios del Evangelio,  reinando en nuestra humanidad, nuestra sociedad, nuestra familia y lugar de trabajo?

¿Qué cambiaría si los dejáramos reinar?

En esta solemnidad de Cristo Rey del universo, ¡Soñemos! ¿Cómo sería nuestra vida si Cristo  estuviese en  ese trono que está en el centro de nuestra existencia? ¿Cómo serían  nuestras relaciones si Cristo reinara en nuestro corazón? ¿Qué cambiaría en Medio Oriente y tantos otros pueblos y naciones si Cristo reinara en sus gobernantes? ¿Qué cambiaría en nuestro país?

Sin duda muchas cosas serían distintas. ¿Cuán distintas? ¿En qué distintas? No sabemos con exactitud. Lo que sí sabemos es que si a Cristo lo dejáramos reinar según su amor las cosas serían mejores, ¡Mucho mejores! Y  nosotros seríamos más felices, muchísimo más felices.

¡Feliz Solemnidad de Cristo Rey!

Hna. Adriana Montenegro

20150828_105104

Imprimir