¿El Capítulo, terminó? Sí y no.

Sí, porque en la sede en la cual nos encontramos, éste ya concluyó. Y no, porque esta vivencia nos deja la puerta abierta para que este Capítulo se haga vida en todas nuestras presencias. Este tiempo compartido y vivido en el Espíritu, no es más ni menos que asumir con total disponibilidad el continuar sirviendo a esta Iglesia siendo fiel, cada uno, a la vocación que Dios nos ha regalado.

Claro, hoy también iniciamos la jornada compartiendo un espacio orante en donde la palabra GRACIAS ganó terreno, y la apertura del corazón fue la actitud asumida por todos los presentes.

Esta jornada permitió dialogar sobre temas que habían quedado pendientes y se los consideró de gran valor por lo que se dedicó la mañana para este compartir y escucharnos, desde diferentes experiencias. 

Al mediodía la vida nos invitó a celebrar, nuestra hna. Teresa Rosas estaba de festejo, recibía un nuevo año de vida, y despedía otro con gran alegría. Esta celebración, al tener presencia de hermanas de varios países dió lugar a que cantos en diferentes idiomas y ritmos variados, brindaron un toque especial a este cumpleaños. 

En el trayecto de la tarde, se continuaron compartiendo experiencias de lo que implica la convivencia variada entre culturas. No solo dió lugar a reflexionar, sino a seguir buscando medios para fortalecer el camino de interculturalidad que vamos transitando.

Finalizado el plenario de vivencias, se presentó el borrador de los acuerdos con las incorporaciones requeridas en el día de ayer. Después de lo escuchado, la asamblea realizó la votación correspondiente, dando como resultado la aprobación unánime de las 26 capitulares.

Aprobados los acuerdos, nuestra hna. María José, animadora general, nos regaló sus palabras por medio del mensaje final. No las detallamos aquí, ya que estás se compartirán en su totalidad y pueden encontrarlas en el link que se ubica al final de esta noticia..

El día fue una acción de gracias continua que tuvo su culmen en la Eucaristía; una vez más el p. Carlos Canilla acompañó e impulsó a llevar a la vida lo que aquí estuvimos evaluando, soñando, proyectando. 

Y como está expresado al inicio de esta noticia… el Capítulo de la Familia Palautiana, culminó y por tal motivo, la hna. Cecilia Fernández, al concluir el día presentó el acta final, la misma fue acogida, aprobada y firmada por todas las capitulares.

Hna. María José Gay – Palabras de CLAUSURA

 

Imprimir