El Proyecto Abrigando con amor sigue su rumbo. Nuevas familias se unen  y necesidades concretas se van atendiendo.

 

En estos últimos días, uno de los jóvenes del Grupo Misionero del Colegio El Carmen de San Rafael (Mendoza-Argentina) trajo la necesidad de una joven que en octubre del año pasado fue operada de un tumor cerebral. En este momento está con quimioterapia y alimentación especial.

La noticia fue acogida y compartida por toda la comunidad educativaS; y rápidamente empiezan a aparecer generosamente el espíritu de comunión que caracteriza a la Familia Palautiana, juntando diferentes ayudas para su situación.

La comunidad, a pesar de la pandemia, pudo visitarla y llevar lo recolectado junto a una de las mantas, y compartir su historia; sobre pronóstico inicial y de su recuperación.

La misión de las CMT nos invita a restaurar la belleza de la Iglesia especialmente en los más vulnerables. Esta chica nos abrió las puertas de su casa y de su corazón. Hermosa oportunidad de encuentro.

Mientras, las familias siguen colaborando con cuadritos para las mantas que seguro la semana próxima estarán en el Hospital Schestakow y Asilo Hogar Las Mercedes.

El Padre Palau nos llama a través de su espiritualidad a ser cuerpo. Un cuerpo de rostros concretos. La misión nos interpela y nos llama a ser conscientes de esa realidad y salir al encuentro de las necesidades concretas; en San Rafael estamos sirviendo con este fin.

 

Imprimir