“Las personas, templos vivos del Señor, son nuestra primera prioridad en este momento”, ha señalado el obispo de Iquique, mons. Guillermo Vera, al referirse a la situación en su diócesis luego del terremoto de 8,2 grados que se registró este martes 1 de abril y que obligó a la evacuación de las costas del país por alerta de tsunami.

Tras proceder a la evacuación de su residencia junto a su madre, Mons. Guillermo Vera estuvo gran parte de la madrugada acompañando a las personas en esta situación de aflicción y visitó a los enfermos del hospital local.

Durante este miércoles 2 de Abril, el obispo ha realizó, junto a sus colaboradores, un recorrido por las parroquias de la ciudad y, a través de las comunidades parroquiales y colegios de Iglesia, para realizar un diagnóstico de la situación que enfrentan las personas y comunidades, para conocer las principales necesidades y demandas.

terremotousgsasdfasfasdfasdf

(www.iglesia.cl)

Imprimir