Tras la muerte de Armstrong hace poco días, se ha despertado un nuevo interés por la importancia de este hecho humano de pisar la luna. Sin embargo, el mismo Armstrong tenía otra perspectiva sobre ese hecho.

El 21 de julio de 1969 el Apolo XI, con aquella histórica tripulación (Neil ArmstrongEdwin “Buzz” AldrinMichael Collins), llegó a la órbita de la luna, y cuando el módulo tocó su superficie Armstrong descendió, dejó su huella y pronunció en directo, para millones de telespectadores, aquella frase: “Un pequeño paso por un hombre, un gran paso para la Humanidad“.

Su fallecimiento este sábado a los 82 años ha recordado sobre todo este momento. A diferencia de Gagarin (el primer cosmonauta ruso en hacer un viaje espacial), Armstrong era un hombre muy religioso y profundamente cristiano. Quizá la historia más conocida en ese sentido es la que sucedió en Jerusalén en 1988.

Neil visitó Jerusalén ese año, y le pidió a Thomas Friedman, un profesor experto en arqueología bíblica que le hizo de guía por la ciudad, que le llevase a un lugar donde pudiese tener la certeza de que había caminado Jesucristo.

El profesor llevó a Armstrong a los restos de escaleras del templo construido por Herodes el Grande que aún se conservan. “Estos peldaños constituían la principal entrada al templo”, le dijo: “No hay duda de que Jesús subió por ellos”.

Armstrong se concentró entonces profundamente y rezó durante un rato. Al terminar, se volvió a Friedman, y, emocionado, le dijo: “Para mí significa más haber pisado estas escaleras que haber pisado la Luna“.

Fuente:  www.religiónenlibertad.com

Imprimir