“Cuando pasaba por las casas más conocidas echaba jazmines envueltos en pámpanos de uva”

El 26 de febrero de 1941, a sus 46 años, la H. Teresa Mira pasó a gozar del AMOR en plenitud. Ella que lo vivió y derramó con generosidad entre los que la conocieron, nos ha dejado su Testimonio de vida entregada a los demás y la certeza de que sólo el AMOR da sentido a nuestra vida.

La Hna. Teresa pasó por nuestro mundo sembrando el bien con la sonrisa en los labios y el corazón abierto a todos. La sencillez y el amor hecho servicio fue la característica de su camino de santidad, virtudes que brillan en ella con tal claridad que es imposible hablar de ella sin hacer referencia a su sencillez y a su gran corazón. Y Teresa cuidaba su vocación religiosa como un don de Dios.

Cada año, al celebrar el aniversario de su Pascua queremos rememorar su paso entre nosotros, con todo lo que significa de afecto y trascendencia. Imitar su caridad sin límites (1Cor, 13) a favor de los hermanos más necesitados, su fe en Dios dando credibilidad a los que la rodeaban -“Señor en todo y por todo tu santa voluntad”- y su esperanza en el Dios que tanto amaba “… Dios nos ayudará, no os preocupéis que no pasará nada.” Desprendía y contagiaba fortaleza en el Señor.

Ella nos dejó un testimonio de fidelidad en la entrega incondicional, en la sencillez y en la grandeza de corazón.

Via: reginacarmeli

Tres testimonios diversos nos acercan hoy a su persona y mensaje:

  • El primero, la carta que escribe a su hermana Magdalena, también carmelita misionera teresiana, en el último periodo de su vida, cercenada por la enfermedad.
  • El segundo la canción “Hoy Huele a Jazmín” . Letra y música de mossèn Joan Águila Chavero, sacerdote diocesano. quien está vinculado a la comunidad de las hermanas Carmelitas Misioneras Teresianas de Les Borges del Camp (Tarragona, España) donde ha conocido la figura y mensaje de la Hna. Teresa Mira.
  • El tercero la colección de postales diseñados por la hna. Manoli Delgado, hace algunos años, donde lo que no pasa es la profundidad del mensaje, expresiones de la vida de nuestra hna. Teresa Mira García.

 

 

Imprimir