El día jueves 14 de julio nos reunimos como familia de Carmelitas Misioneras Teresianas ante el altar del Señor para dar gracias y celebrar los 25 años de vida consagrada de nuestra Hna. María Isabel Obregón. Fue un encuentro muy fraterno en el que estuvieron presentes los Consejos provinciales de nuestra Semiprovincia “Virgen del Carmen” y de la Provincia “San José” a la cual pertenece hermana María Isabel, la hermana Olga Do Carmo de la comunidad de san Rafael, las junioras que se encuentran en su mes de reflexión y profundización y hermanas de las distintas comunidades. De su familia vinieron desde Argentina dos de sus hermanas Vicenta y Griselda y su sobrino Emmanuel. También participaron hermanas de las distintas comunidades, dos jóvenes del DUOC donde hermana María Isabel hace pastoral los días viernes, los padres y hermanos de san Viator y nuestros hermanos Carmelitas los padres Rodrigo y Danilo, estudiantes y postulantes de la Orden. En un ambiente muy familiar, distendido y fraterno pudimos compartir y acompañar a nuestra hermana en esta fiesta.

Hna. María Isabel nació el 31 de Mayo 1964. Es la cuarta   hija de Doña Agripina Aguirre y Don Gerardo Obregón.

En sus años de juventud participó activamente en las Comunidad eclesiales de base, lugar donde comienza a germinar su vocación. Estudió en el colegio “Santa Teresa de Jesús” de Goya- Corrientes, donde al culminar el secundaria, continua discerniendo la llamada que sentía a la vida religiosa.

Ingresa a los 21 años de edad en nuestra familia de Carmelitas Misioneras Teresianas, realiza su primera profesión en el año 1991 y sus votos perpetuos en 1998.

Durante estos 25 años de consagración ha estado en distintos lugares: En dos oportunidades en Santos Lugares, Buenos Aires; Guatapé, Colombia; Villa María, Cordoba; Mado, Misiones; Catamarca; Santa Cruz de la Sierra, Bolivia; México y Chile.

La vida de nuestra querida Hna. María Isabel se caracteriza por estar centrada en la Palabra, por al amor entrañable a María y al Padre Palau, es una gran apasionada por la vida consagrada poniendo su acento en la fraternidad, comunión y misión. Apuesta por los encuentros intercongregacionales, e intenta cada día comprometerse con la realidad donde se encuentra.

En este año en que todos estamos llamados a profundizar en el don de la Misericordia, toda la comunidad quiso unirse en acción de gracias a la fidelidad de Dios en la vida de hermana María Isabel.

 

Imprimir