El día domingo 22 de marzo 2015, en la localidad de Los Choros y en el marco de la fiesta patronal  en honor a San José, el Vicario General de la Arquidiócesis de La Serena, padre Cristián Montenegro, a nombre del Arzobispo, Monseñor René Rebolledo, dirigió una palabras de agradecimiento a las Carmelitas Misioneras Teresianas por los años que generosa y abnegadamente sirvieron en la Parroquia de La Higuera. Manifestó su comprensión a las razones manifestadas para esta decisión, empatizó con el sentimiento de tristeza de los fieles con esta noticia y agradeció a cada una de las hermanas que sirvieron en ese lugar, el que hayan compartido su vida, sus talentos y su entrega generosa e instó a la comunidad a continuar en el camino de evangelización dejándose acompañar por el diácono Juan Cortés, nombrado por el Arzobispo para acompañar más de cerca a esa comunidad.

Hermana Adriana Montenegro, dirigió una palabras de agradecimiento al Arzobispo, por su comprensión y a la comunidad de fieles de la Parroquia de La Higuera, por la acogida y el cariño que han brindado a las hermanas que han pasado por esa comunidad. Manifestó su dolor y el dolor de la Congregación por haber debido tomar esa decisión y pidió que oraran mucho por las vocaciones. Agradeció al Párroco, Juan Bautista Piccetti, por abrir las puertas de la Parroquia a nuestra comunidad para servir en ella. Y finalizó dirigiendo las últimas palabras a la comunidad parroquial:  “Nosotras partimos, pero el Señor se queda y se queda en ustedes, y en ustedes va a seguir escribiendo la historia, va a seguir instaurando su Reino…”

Al final de la Eucaristía y de manera simbólica, la hermana Ester Vargas, superiora de esa comunidad, hizo entrega al diácono Juan Cortés, de las llaves de la casa y de la camioneta que trasladó a las hermanas en su apostolado por todos esos sectores.

Resta, pedir al Señor por esa Iglesia de La Higuera, para que continúen creciendo como comunidad misionera, sigan creciendo y fortaleciéndose en su fe y extendiendo el Reino.

Imprimir