Miles de católicos concurrirán este 8 de diciembre a los distintos templos y santuarios marianos de Chile, Brasil y Canadá para celebrar la festividad de la Inmaculada Concepción, que recuerda el dogma promulgado por el Papa Pío IX, en 1854, que establece que la Virgen María fue concebida libre de todo pecado.

En la fiesta de la Inmaculada Concepción celebramos la gracia y el privilegio único por el cual, Dios, teniendo en cuenta los merecimientos redentores de Cristo, preservó a María de toda huella del pecado original.

La fiesta de la Inmaculada, tan querida por los chilenos, es fiesta de la bondad, de la pureza, de la transparencia de vida. Todos aspiramos a vivir en Dios y María nos ayuda en ese empeño. Con esta fiesta también culminamos el tradicional Mes de María, expresión religiosa tan presente en nuestro pueblo católico.

En un día como hoy Ana y Joaquín concibieron a María en plena pureza, como era el hombre antes del pecado original, hoy comienza el proyecto de nuestra salvación.

Feliz Día de la Inmaculada!

Imprimir