“Mi corazón te está abierto, es tuyo; haz allí lo que gustes” (P.  Palau)

Queremos compartir con cada uno de ustedes nuestra experiencia, de estos ocho meses de noviciado. Bien sabida es la realidad de la pandemia y en nuestro caso no ha sido la excepción, por lo cual el consejo provincial tomó la decisión de que iniciáramos nuestra etapa del noviciado en Ecuador, mientras se reabrieran los aeropuertos para viajar a la casa de formación constituida para este proceso. 

Días previos a la celebración, tuvimos unos días de desierto, a modo de ir agradeciendo el paso de Dios en nuestra historia, por lo vivido y compartido en la etapa del Postulantado. La frase que nos acompañó en esos días de desierto fue la de nuestro Fundador “Mi corazón te está abierto, es tuyo; haz allí lo que gustes” (MR 3, 13) Y así con un corazón agradecido, abierto y dispuesto celebramos la Eucaristía, en la Capilla de nuestra comunidad el 12 de diciembre de 2020, presidida por el Párroco Rommel Freire, en San Miguel de los Bancos Ecuador, también fue transmitida por Facebook. 

En el mes de febrero, nos integramos a la comunidad Santa Teresa de Jesús, en Chile (casa noviciado). Valoramos que nuestra casa de formación es intercultural. Convivimos con hermanas de: Argentina, Chile, Honduras, México y Paraguay. Convivir con diferentes nacionalidades, culturas, formas de pensar hasta de gustos, es desafiante y a la vez enriquecedora. Nos ayuda a abrir la mente y el corazón, apreciar lo que es diferente, respetar y amar la diversidad tanto en la vida religiosa como fuera de ella. 

 Tenemos espacios de reflexión, oración, lectura, estudios y talleres, medios que nos desinstala y que nos ayuda para ir descubriendo, purificando la imagen que tenemos de Dios, de nosotras mismas y adentrándonos en el carisma fundamentando nuestra opción. Este clima de familia para nosotras es un continuo agradecer porque vamos creciendo en el amor a la Iglesia Dios y los Prójimos desde una mirada más Palautiana.

Noviciado Santa Teresa de Jesús, Chile.

Cindy Enamorado y Deisy Benítez 

Imprimir