El Equipo de Pastoral de la Espiritualidad, encargado de animar, compartir y profundizar en la espiritualidad palautiana junto a todos los equipos y agentes pastorales del continente se encuentra ad portas de dar a luz un trabajo que comenzó con los orígenes de la nueva provincia CMT de América. Los encuentros se van realizando cada 15 días y el avance apremia para poder presentar lo antes posible los resultados de este trabajo, en el cual participaron mas de 150 Laicos, Laicas y Religiosas desde Canadá hasta Chile.

Este diagnóstico, creado originalmente para responder a una solicitud específica del Capítulo Provincial CMT de América, tomó colores propios, pues rescató la fuerza y planteamiento de toda la pastoral latinoamericana al partir desde la realidad que vivimos, y recoger de esta forma el germen que aún pervive en nuestras iglesias de la teología de la liberación. Pues existía un riesgo importante, crear un producto en base a nuestras creencias sobre los otros o solo lo que nuestras impresiones nos otorgan, riesgo que por lo demás es muy fuerte y frecuente en nuestra iglesia católica.

También es necesario señalar que cuando no se tiene una visión en común sobre la realidad es prácticamente imposible establecer objetivos y acciones, y esto no quiere decir que se deba construir una visión única, eso por ningún motivo. Sino una visión común que rescate la diversidad de nuestra realidad continental y carismática en América.

El diagnóstico es en sí la parte más importante de toda acción pastoral, siendo hoy este informe un producto en sí mismo. A tal punto que sin un diagnóstico que permita conocer una visión en común, es imposible planificar una acción pastoral común, orgánica y que se configure como cuerpo.

Que este trabajo sea para el bien de todos y todas los que servimos en este mundo.

Imprimir