“Yo me ocuparé toda entera al bien de vuestro Cuerpo místico que es la Iglesia y vos cuidaréis de mí” (Fco. Palau)

En tres distintos lugares de nuestra provincia “Virgen de Guadalupe de América, el día 21 de abril, tres hermanas pronunciaban las mismas palabras, cada una con su comunidad, cada una en la misión donde la Iglesia, a través de la Congregación, les ha encomendado.

Yo, la hermana NN, me entrego a Ti, Iglesia, Dios y los prójimos en fe, esperanza y caridad como manifestación de plena comunión contigo.

Bajo la protección de María, virgen y esposa, tipo perfecto de la Iglesia, ante la asamblea de los hermanos, hago voto de castidad, pobreza y obediencia, según nuestras Constituciones.

Me uno a esta familia de Carmelitas Misioneras Teresianas, para vivir la comunión en la fraternidad, contemplarte y servirte en tu Cuerpo Místico y así anunciar a los pueblos que eres infinitamente bella y amable.

Desde ahora soy herencia y propiedad tuya, Iglesia Santa. Ya no soy mía, ni me pertenezco a mí misma y con la gracia del Espíritu Santo prometo vivir en fidelidad a ti.

 

Damos gracias a Dios por la vida y el ‘Si’ renovado de nuestras hermanas María Angélica Valle (Chile), Leticia Ángeles (México) y Nancy Cáceres (Paraguay).

Pedimos que su amor a la Iglesia, sea el centro de sus vidas cada día. Acompañamos con nuestra oración y cercanía.

 

 

Imprimir