La ONG venezolana Alimenta La Solidaridad, que reparte almuerzos en los barrios, denunció este miércoles el allanamiento de su sede en Caracas, así como la congelación de sus cuentas bancarias, por una delegación identificada como la Policía Nacional Contra la Corrupción del gobierno Boliviariano.

Estas acciones han comprometido seriamente las operaciones de los comedores y ponen en riesgo la atención a más de 25.000 niños venezolanos y sus familias.

Las autoridades venezolanas no han informado sobre los motivos que condujeron al allanamiento. Tampoco lo hizo Alimenta La Solidaridad, aunque sí apuntó que las medidas afectan a otra organización sin fines de lucro, Caracas Mi Convive -enfocada en disminuir los índices de violencia en Caracas.

Frente a estas acciones, publicamos el comunicado enviado de la Vicaría del Carmen de Caracas, y de nuestras hermanas de la comunidad CMT:

 

Nosotros desde el comedor “El Carmen”, junto con la Vicaría del Carmen, lugar donde está ubicado el servicio, alzamos nuestra voz pidiendo respeto a la alimentación de nuestros niños, madres lactante y personas discapacitadas; ya que la alimentación es un derecho y un deber que tiene todo ser humano, más aún las personas vulnerables de nuestro país. Dar de comer al hambriento no es un crimen sino solidaridad, es tender una mano amiga.

Por lo ocurrido el día 25 de noviembre en que fueron bloqueadas las cuentas bancarias de la ONG “Alimenta la Solidaridad” y “Caracas mi Convive”. Por  tal motivo pedimos que cese el hostigamiento y persecución a personas que se dedican a apoyar a través de ONG Alimenta la solidaridad, Caracas mi Convive y su Fundador Roberto Patiño a tantos niños Venezolanos en más de 250 comedores que existen en todo el País.      

Vicaría del Carmen. Hna. Teresa Velásquez y Comunidad CMT

Coordinación del Comedor: Amelia Flores.

Imprimir