El Carmen celebra el día del Niño y “Ayudamos a Ayudar” a personas en situación de calle, colaborando con el Movimiento Lucero de nuestra Parroquia.

Estas noticias son de esas que te calientan el alma, ¿hay alguna mejor forma de celebrar algo que ayudando a otros?, no tenemos la respuesta pero sabemos que es la mejor forma. Este año la fiesta del día del niño se vio complejizada por las restricciones de contacto y el concepto de aglomeración de la nueva normalidad; por eso nuestras directoras, la Pastoral y coordinación general del colegio pesaron cómo alegrar y al mismo tiempo ayudar.

Las personas en situación de calle en nuestro país han estado aumentando. Se ha movilizando a cientos de personas para tenderles una mano; muchas de ellas, como no podía ser de otra forma, son jóvenes y católicos, en su mayoría ex alumnos de colegios como el nuestro y de otros también. Así nace el Movimiento Luceros, cuya sede está en la parroquia de nuestra zona y con la que compartimos el carisma Carmelita y Teresiano. Es la Parroquia Nuestra Señora del Carmen y Santa Teresita, hoy a cargo del Padre Juan, un hombre callado, venido del Paraguay con una enorme paciencia y amor a Dios.

El Movimiento en las circunstancias actuales se ha visto algo afectado pues no todos los que siempre colaboraban pueden hacerlo y además las personas a las que ayudaban aumentaron en número.  Por esto se pensó en ellos, todo el colegio colaboró durante agosto, y seguirá haciéndolo directamente a la parroquia con aquellas donaciones que lleguen en los meses venideros, (porque la obra no acaba y siempre es bienvenida la ayuda).  Bajo el lema “Ayúdanos a Ayudar” y con la consigna litúrgica “Tuve hambre y me diste de comer…” y las enseñanzas del P. Palau de que “Hacer el Bien, nos hace Bien”, logramos una importante ayuda que dará alimento a muchas personas en los próximos días.

Esta actividad tuvo como punto de partida una atípica celebración del día del niño, donde nuestra experta en recreación y actividad física realizó en dos jornadas juegos super divertidos, desafíos de todo tipo que cumplían con las normas sanitarias del momento, ¡Gracias Ana Paula! Las educadoras y maestras realizaron regalos a los niños y el acondicionamiento de los espacios comunes para que el clima de fiesta estuviera en auge.

Estamos convencidos que en setiembre se nos permitirá desde el estado aumentar la carga horaria de los chicos, para poder realizar la extensión y facilitarles el cuidado a las familias que hasta ahora sin duda alguna se han esforzado tremendamente en hacerlo a pesar de no poder contar con nuestra muy flexible extensión horaria.

Agradecemos el enorme esfuerzos de todas las familias del colegio por el apoyo y la paciencia en estos tiempos difíciles que nos toca vivir, a la comunidad educativa y pastoral por la constancia y la alegría que ponen día a día a pesar de las dificultades y desafíos a los que se enfrentan, a cada persona que está ligada al colegio desde algún punto; también muchísimas gracias por entender, comprender y hacer más llevadera esta situación, y  sobre todo a los niños, desde los más pequeñitos hasta los más grandes, que no pueden jugar, correr, charlas, trabajar en grupos juntitos, ni siquiera estar el mismo grupo entero en el mismo salón; a ellos además de las gracias, nuestras felicitaciones: chicos, lo están haciendo de diez y lo valoramos mucho. ¡GRACIAS, MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODOS!

A corazón abierto, abrigados por el Manto de María, desde Montevideo, Uruguay.

 

 

Imprimir