Desde el 2017, el Grupo de Animación Misionero del Colegio del Carmen (GAM) de Cordoba (Cordoba-Argentina) se involucró con la comunidad de Copacabana, una localidad situada en el departamento de Ischilin, Provincia de Córdoba, a unos 80km de Cordoba Capital, con el objetivo de ayudar y acompañar a las personas que viven en dicha localidad.

El GAM organiza dos misiones por año en este territorio, una en Julio y otra en Diciembre. Exceptuando por ahora la correspondiente a este Julio por la Pandemia Mundial causada por el COVID-19. 

En Julio, al tratarse del mes más frío del año, se los intenta ayudar a pasar mejor las condiciones del invierno, mientras que en Diciembre se organizan campañas pre navidad. 

Este año ante la imposibilidad de poderse allegar en persona, se organizó la campaña “Abrigando Historias” que constó en una colecta de abrigo, ropa, colchas,  juguetes. La cual comenzó a mediados de Mayo terminando a fin de mes. 

Las condiciones para donar, eran que todo se encontrara en buen estado como es de esperarse pero sumado a los tiempos en los que vivimos, se pedía que la ropa fuera desinfectada previamente para evitar cualquier tipo de contagio. Para una mayor organización de la campaña, previamente, las personas interesadas en donar debían completar un formulario con su información personal y con lo que iban a donar.  Se establecieron distintas casas en donde podían acercarse las donaciones, pero en caso de no poder hacerlo, ya que era difícil transitar por Córdoba Capital debido a las circunstancias, un referente se encargaba de buscarlas por sus respectivos hogares.

Con las imposibilidades de movimiento que generó la pandemia, el GAM no pudo llevarlas personalmente, pero sí contaron con la ayuda de un conocido de la comunidad, quien se encargó de llevar la primera tanda, para lo restante recibieron ayuda de un Flete que se dirigía para la zona.

El objetivo de la campaña no es solo material. Esta comunidad se encuentra constantemente en la mente del grupo que desde acá intentan acompañarlos y están para ellos a través de la oración y la ayuda que pueden brindarles. Al no haber podido estar en persona este año para compartir con ellos, no quisieron dejar de hacer presencia de alguna manera.

Imprimir