Misión CMT en Vancouver

Queridas hermanas y hermanos, la Navidad es un tiempo especial para celebrar con los seres queridos, un tiempo de especial ternura y fraternidad, es una gracia grande celebrarlo así, en familia, pero para muchísimas personas en el mundo no es así…

Como Iglesia local en la Arquidiócesis de Vancouver intentamos ser como dijo el Papa Francisco un bálsamo de ternura en medio del desierto de la indiferencia. Por ello, cada año construimos fraternidad y comunión con muchos trabajadores del campo de Guatemala y México que vienen a los campos de Canadá a trabajar en la agricultura, ganadería, etc. Al tener contratos por dos años y por las exigencias del trabajo no pueden ir a casa en este tiempo tan especial.

En Diciembre 2019, celebramos la eucaristía con unos 300 trabajadores, seguida por una cena navideña y un compartir de regalos de Navidad. Todo fue preparado en un ambiente de intensa comunión fraterna, las hermanas CMT juntas con muchos laicos y los sacerdotes scalabrinianos. El Arzobispo Michael Miller presidió la eucaristía: nos habló del papel tan importante de san José como padre de familia y esposo al que se le confió una gran misión (de educar y proteger al mismísimo Hijo de Dios) y alentó a los trabajadores a identificarse con san José y hacer lo mismo con sus familias como padres y esposos.

Nuestros hermanos trabajadores nos agradecieron grandemente por acompañarles acá en la Arquidiócesis de Vancouver. Alabado sea Jesucristo por su gran misericordia y amor manifestado en su venida al mundo.

 

Imprimir