Forjamos lazos de comunión, nos apropiamos de los Acuerdo Capitulares en Misión compartida y elaboramos proyectos pastorales.

A lo largo del primer día continuamos forjando lazos de comunión expresados en momentos orantes desde nuestra realidad americana, en el compartir y en la reflexión en torno a la misión, y dejando que en nosotros resuene la pregunta ¿a qué nos invita Dios en este momento cambiante de la historia como Familia Palautiana?

Nos acompaña en un primer momento Gustavo Magdalena, aportando su reflexión y experiencia personal en torno al Presente y futuro de la Misión compartida. Interesante el planteamiento en misión compartida expresado de esta manera gráfica: ¿ALCANZA YA con “ampliar los comensales” o hay que “organizar de otra manera la comida”?.  Y nuestra postura: la misión es maravillosamente apasionante, pero muy compleja. Queremos soñar un futuro distinto donde “organizamos de otra manera la comida y ampliamos los comensales”. Juntas y juntos somos más. Acogemos con novedad la palabra profética: “Ensancha el espacio de tu tienda” (Is.54, 1-5) sabiendo que el Espíritu trabaja en nosotros y con nosotros, nunca sin nosotros.

En un segundo momento de estos días de encuentro, orientados e iluminados por Ana María Donato, trabajamos en torno a la elaboración de los proyectos pastorales.

Ana María nos ofrece inicialmente un marco interpretativo de la realidad actual, contrastando las dos posturas existenciales: tocando fondo en la realidad o ‘surfeando’ la realidad. Esta “mutación del género humano”, que otros llaman “cambio antropológico”, nos sitúa en claves pastorales diversas. Quien desee profundizar en el tema puede leer: Los bárbaros: ensayo sobre la mutación de Alessandro Baricco.

Como base para la construcción de los proyectos pastorales la hna. Mirtha Rosa y Raul Goitea nos ofrecen una descripción clara y concisa de los Acuerdos Capitulares y determinaciones de nuestro primer capítulo Provincial.

La hna. María Isabel Obregón nos comparte la experiencia tenida en la reunión de los consejos provinciales de toda la congregación con el consejo general en Roma este mes de enero y nos ayuda a interiorizar la reflexión que hicieron en torno a la definición actual de nuestra misión. Les invitamos a apropiarse y reconocerse en esta expresión-concreción escrita de nuestro “ADN”:

SOMOS UNA FAMILIA DE HERMANA Y LAICOS QUE SE RECONOCE IGLESIA, ENTENDIDA COMO DIOS Y LOS PRÓJIMOS

Como Carmelo Palautiano estamos llamadas y llamados a:

  • Crear comunión allá donde estemos, viviendo un estilo de relaciones que recree y haga visible el misterio de la comunión trinitaria, construyendo la fraternidad universal.
  • Anunciar la belleza de cada ser humano con el fin de que éste se descubra imagen viva de la Iglesia y miembro de su Cuerpo.
  • Realizar un servicio liberador y sanador del Cuerpo llagado de la Iglesia, que nos compromete en la restauración de la belleza de cada ser humano allá donde esté velada.
  • Escuchar y responder en total disponibilidad a las necesidades más urgentes de la Iglesia.

Nuevamente continuamos con Ana María Donato que nos resitúa en el punto en el que estamos. La nueva definición de MISIÓN orienta e ilumina nuestra vida en la acción que quiere ser integradora. También contamos con la experiencia y reflexión que vamos teniendo en cuanto a ser FAMILIA PALAUTIANA, hermanas y laicos/as en Iglesia al servicio de los últimos. A partir de los acuerdos del I Capitulo Provincial, contamos con LINEAS DE ACCIÓN y DETERMINACIONES que nos hemos dado para caminar nuestra vida como nueva provincia de cara al futuro.

Iniciamos, por tanto, el momento de la formulación de PROYECTOS que operacionalicen las líneas de acción, las hagan poner pie en la realidad en que vivimos para seguir impulsando acciones transformadoras de esta realidad actual, por momentos vertiginosa y caótica pero llena del Dios de la Vida.  Para esta elaboración de proyectos, Ana María nos ofrece una metodología específica que cada equipo de pastoral va concretando en su ámbito siguiendo las pautas progresivas que nos ofrece y la tarea que designa a cada pastoral el Equipo Provincial de Animación y Gobierno (EPAG). En este trabajo empleamos jornada y media. Cada equipo tiene como referente-responsable una hermana del consejo provincial, un coordinador y un número variado de miembros, muchos de los cuales estábamos presentes en la asamblea pero otros no, y otros colaboran en uno o más equipos.

Los equipos pastorales actuales son:

Equipo de Espiritualidad.

Responsable: H. Mirtha Rojas. Coordinador: Diego Márquez

Equipo de Pastoral Social.

Resp. H. Elvira Acevedo. Coord. Sergio Insaurralde

Equipo de Pastoral Educativa.

Resp. H. Amalia Ponce. Coord. Gabriela Cornelatti

Equipo de Gestión Educativa.

Resp. H. Amalia Ponce. Coord. Teresita Bassi

Equipo de Pastoral de las Juventudes.

Resp. H. Norma Pérez. Coord. M.Antonia Sacomano

Equipo de Formación Inicial y Permanente.

Resp. H. Norma Pérez. Coord. H. Adriana Montenegro

Equipo Pastoral del cuidado y acompañamiento de las hermanas mayores.

Resp. H. Ma.Isabel Obregón. Coord. H. Cecilia M. Fernández R.

Equipo de Comunicaciones y Evangelización digital.

Resp. H. Amalia Ponce. Coord. Cristian Carreño

Si profundas fueron las iluminaciones, intenso el trabajo, reconfortante el compartir personal… los momentos orantes, acompañados por los diversos grupos, han constituido un espacio crucial que nos configura como seguidores y seguidoras del Dios de la Vida que camina en medio de nuestro pueblo y que ha hecho percibir y percibirnos desde nuestra llamada y misión liberadora.

Al final de la última jornada la Hna. Provincial se reúne sólo con las hermanas participantes para compartirles los acuerdos tomados en la reunión de consejos en Roma que atañen más directamente a las comunidades de hermanas y que desde secretaría provincial les harán llegar por medio de los correos institucionales ofrecidos a cada comunidad

El EPAG junto con los coordinadores de los equipos pastorales continúan un día más trabajando.

Agradecemos al Dios de la vida estos días de encuentro. Agradecemos a cada uno de los miembros de esta familia “ensamblada” palautiana por su aporte y por su disposición en colaborar en el anuncio del Reino, y agradecemos a las hermanas y personal de la Casa Provincial su dedicación y entrega.

Imprimir