IMG_1797Hermana Pilar Espízua, después de 25 años sirviendo a la Iglesia en las tierras de Vancouver, Canadá, regresará en los próximos días a su tierra natal, España. La comunidad de Our lady of Sorrows, quiso despedirla con una Eucaristía y un compartir, ocasión en la cual, hermana Pilar dirigió a la comunidad, las siguientes palabras de despedida:

 Muy buenas tardes. Muchos de ustedes saben quién soy, pero quizá hay quien, es la primera vez que me ve. Yo soy la Hermana Pilar y pertenezco a la Congregación de CARMELITAS MISIONERAS TERESIANAS. Quiero decirles que estoy sumamente feliz y triste a la vez, dentro de mí ahora hay muchas emociones mezcladas. Estoy muy feliz de que hoy, me den la oportunidad de estar con ustedes en este día que es muy especial en mi vida. Es un día muy especial para mí, porque me despido de ustedes, ya que regreso a vivir a mi país que me vio nacer, regreso a mi amada España que la deje hace 51 años. En días pasados me hicieron estas preguntas:

¿QUÉ ES LO QUE MÁS AMA UNA HERMANA CARMELITA MISIONERA TERESIANA?
Qué es lo que más amo? Lo que más amo es tratar de vivir día y noche en presencia del SEÑOR, confiando con todo SU AMOR MISERICORDIOSO.  Soy una CARMELITA MISIONERA TERESIANA muy afortunada, porque estoy guiada por el ESPIRITU DEL SENOR y por la enriquecida espiritualidad de nuestros Padres del Carmelo, incluido nuestro Padre Fundador FRANCISCO PAULAU y QUER, ya que he heredado de él, su carisma, su gran amor a la Iglesia y al prójimo.
Otra de las preguntas que tuve, fue:
HERMANA PILAR, ¿QUÉ SE DIRIA A UD. MISMA, EN ESTOS MOMENTOS TAN ESPECIALES QUE ESTA VIVIENDO? En este momento me digo a mi misma que quiero expresar mis más fervientes GRACIAS a nuestro fallecido muy querido Arzobispo James Cornel, a nuestro amado Vicario Monseñor Stewart, a nuestros estimados PADRES SCALABRINIANOS Richard, Eduardo y Roseman, al Director General de CARITAS Sr. Tom Farrel, a todo el Staff de Catholic Family Services, al Grupo de PICOLE CARMELITANE EN FAMILIA, a los Grupos Laicos de OC, al exConsul de España en Canadá Sr. Joaquín Ayala y a su esposa Caridad, y a todas las ovejas que el SENOR me ha confiado durante los 51 años de mi vida de apostolado en el país de Uruguay, de Italia y Canadá. Siempre recordare mi estancia en esta mi amada casa que es CANADA, por el cariño, hospedaje y ayuda que me ha dado, a mí y a mi COMUNIDAD DE CARMELITAS MISIONERAS TERESIANAS para ayudar a los Inmigrantes y Refugiados. Y por supuesto, también quiero dar mis más infinitas GRACIAS a todos los voluntarios y donadores que han contribuido para el logro de la felicidad de estos Inmigrantes y Refugiados, haciéndonos sentir la fuerza del espíritu que nos hace vivir la experiencia del CUERPO MISTICO en NUESTRA QUERIDA PARROQUIA “OUR LADY OF SORROWS”
Otra de las preguntas fue: HERMANA PILAR ¿CÓMO SE SIENTE EN ESTE MOMENTO DE SER RELIGIOSA, EN ESTA NUEVA ETAPA DE SU VIDA, EN QUE REGRESA A SU PAIS NATAL DESPUES DE 51 ANOS DE HABERLO DEJADO, Y QUE AHORA NOS ABANDONA? Estoy muy feliz, porque siento haber cumplido con el trabajo que el SENOR me ha encomendado, dándome las herramientas para saber sembrar mi amor en ustedes, cuidar de este amor entre nosotros, hacer crecer este amor cada día, y ahora cosechar en mi corazón todo el amor que recibo de ustedes... Y NO LOS ABANDONO… Tomar esta decisión de regresar a vivir a mi país, no ha sido nada fácil, pero he orado mucho al SENOR para que me hiciera ver su voluntad. Me voy físicamente, pero recuerden que la UNION ESPIRITUAL es mucho más fuerte que la distancia física. Yo en la distancia, intensificare mis oraciones por todos ustedes y por sus familiares, y seguiré rogando al SENOR por cada uno de ustedes para que crezcan espiritualmente en SU AMOR, y la luz que reciban de EL la transmitan a sus seres queridos, en sus lugares de trabajo, en sus amigos y en todos sus semejantes.
Y recen también para que haya vocaciones en la vida sacerdotal y religiosa, y para que sus hijos se pongan en oración para saber a qué vocación serán llamados. Y por esto les recomiendo que permitan a sus hijos que asistan a las REUNIONES DE JOVENES que la Parroquia les ofrece. Y que los Padres de Familia recen para que haya vocación en sus hijos, pero que no caigan en la situación de aquellos que están buscando trabajo, pero rogando a DIOS no encontrar.
Quiero despedirme con estas palabras de Nuestro Padre San Juan de la Cruz y de Santa Teresa, y que estas palabras siempre sean un eco en sus oídos:
DEJATE LABRAR, SE PIEDRA LIBRE PARA DIOS, PARA QUE LLEGUES A LA MANSION, QUE EL ARTISTA ESTA EN ESPERA DE TI; DEJATE LABRAR POR SU PALABRA, NO TE ACONGOJES, confía en DIOS. “La caridad de DIOS es darse, la alegría del alma es entregarse”.
Es tan sencillo estar con EL: INVITALO A ENTRAR EN TI, y escúchalo atentamente, QUE EL ES INCONDICIONAL, tan pronto como lo invites EL estará en ti.
Quiero decirles que no son suficientes millones de palabras para expresarles todo mi agradecimiento a todos los aquí presentes, pero estos millones de palabras las voy a resumir solo en 3 palabras: LOS QUIERO MUCHISIMO!!!!!!!!!!
Muchas Gracias por todo.

 Hna. Pilar Espizua

Imprimir