Una instantánea con los últimos datos disponibles sobre la población católica mundial demuestra que el crecimiento de la Iglesia está virando de Occidente hacia Oriente.

Imprimir