“Dios se comunica en cada momento, para ello usa maneras “humanas” para poder comprender su mensaje de Amor”. El Papa Benedicto XVI emitió un mensaje en el que comparte algunas reflexiones como esta, sobre un aspecto del proceso humano de la comunicación que, según afirma, hoy es necesario recordar con motivo de acercarse la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de 2012.

“Se trata de la relación entre el silencio y la palabra: dos momentos de la comunicación que deben equilibrarse, alternarse e integrarse para obtener un auténtico diálogo y una profunda cercanía entre las personas. Cuando palabra y silencio se excluyen mutuamente, la comunicación se deteriora, ya sea porque provoca un cierto aturdimiento o porque, por el contrario, crea un clima de frialdad; sin embargo, cuando se integran recíprocamente, la comunicación adquiere valor y significado”, afirma el Sumo Pontífice.

“Al hablar de la grandeza de Dios, nuestro lenguaje resulta siempre inadecuado y así se abre el espacio para la contemplación silenciosa. De esta contemplación nace con toda su fuerza interior la urgencia de la misión, la necesidad imperiosa de “comunicar aquello que hemos visto y oído”, para que todos estemos en comunión con Dios (cf. 1 Jn 1,3). La contemplación silenciosa nos sumerge en la fuente del Amor, que nos conduce hacia nuestro prójimo, para sentir su dolor y ofrecer la luz de Cristo, su Mensaje de vida, su don de amor total que salva”.

Imprimir