El papa Francisco celebró su primera Misa como pontífice en la Capilla Sixtina, el mismo lugar en el que hace poco más de 24 horas se convirtió en sucesor de Pedro.

En su primera homilía dijo que para ser auténticos discípulos de Cristo hay que caminar a la luz del Señor. Pero siempre pensando en la cruz, porque si no se cuenta con la cruz, ha dicho, no se puede ser auténtico seguidor de Cristo. “Cuando no se confiesa a Jesucristo, se confiesa la mundanidad del diablo”, recordó.

Imprimir