Todas las virtudes morales han nombrado una reina que las gobierne, y la elección ha recaído en la prudencia. Pero como ésta reconoce por superiora suya a la caridad, ha tomado el título de virreina de todas las virtudes morales. El tornasol es un emblema muy expresivo de esta virtud. Esta planta, que se eleva sobre las demás en nuestros jardines, mira siempre al Sol de justicia y le sigue doquiera que vaya; se inclina a su presencia, toma de él sus luces y consejos y gobierna en la familia vegetal según un dictamen que es siempre recto. Recta ratio agibilium. No tiene olor, pero siémbrense a su alrededor sus corifeos, que son ocho yerbas aromáticas de diferente especie, y suplirán con sus perfumes lo que falta a su principal, y todas juntas compondrán un ramillete perfecto. Corresponde a la prudencia el don de consejo.

¿Está en tu jardín el tornasol? En todas tus acciones, en todos tus negocios y empresas, ¿miras y consultas a Dios, a la recta razón, al dictamen de tu conciencia? ¿Hay orden en tu modo de vivir? ¿Vives a tu gusto, haces lo que te place, obras según tus caprichos? Si así es, no hay en ti la prudencia. Fija tu vista hacia el fin de tu creación, y dirige según él y hacia él toda tu vida, y serás prudente. Si no tienes prudencia, vives en desorden, y eres un jardín arruinado. Busquemos esta flor y pongámosla en las manos de María, y para sembrarla le dirás…

 

Señora:

Yo desde hoy me comprometo,

yo propongo y me resuelvo a vivir en adelante según Dios,

según el dictamen recto de mi conciencia y según razón.

Fuera caprichos, juicio propio y pasiones malas:

ordenaré mis acciones y mi vida

según los eternos designios de Dios:

así lo tengo resuelto practicar.

Recibid, Señora, esta flor;

A vuestra maternal solicitud confío su cultivo.

Imprimir