Hoy, día en que celebramos la Solemnidad de todos los santos, recordamos el llamado de Dios a los hombres y mujeres de todos los tiempos: SER BIENAVENTURADOS, SER SANTOS, SER FELICES…

Hubo un hombre que acogió este llamado: Francisco Palau. EL Padre Palau descubre que la vocación más profunda de todo ser humano es la COMUNIÓN. Sólo en la medida en que reconozcamos y experimentemos relaciones de amor con Dios y nuestros hermanos y hermanas, podremos sentirnos plenamente libres, plenos, FELICES.

 Francisco Palau nos dice:

 «¡Qué bella eres, qué amable eres, oh Esposa mía! ¿Y tú eres mi Amada, tú el objeto que robas mi corazón? ¡Qué eres digna de amor! ¡Feliz el que llegue a conocerte! ¡Feliz, oh Iglesia santa, el que llega a unirse contigo en fe, esperanza y amor!

En fe, feliz el que cree en ti, porque te ve y te conoce. En esperanza, feliz el que no tiene sobre la tierra más esperanzas que en ti; feliz el que espera verte sin velos y poseerte; feliz el que ni tiene ni quiere más esperanzas que en ti; feliz el que no te espera sino a ti, porque posee la belleza infinitamente amable; feliz el que te ve, te conoce, te espera, porque te ama; feliz, y mil veces feliz el que te ama a ti sola, porque será correspondido y en ese amor tiene las delicias de la gloria, pues que en el cielo ya no hay más gloria que verte, poseerte y gozar de esta posesión»

(Mis Relaciones,Obras Completas, 931)

Durante esta novena pidamos la intercesión de Francisco para que seamos mujeres y hombres felices, porque habiendo experimentado el Amor en nuestras , sea ese mismo Amor el que anunciemos día a día.

Oremos juntos:

Oh Dios, Padre Misericordioso y eterno                                                                                                  Te damos gracias y te bendecimos                                                                                                   porque infundiste en el corazón del Beato Francisco Palau                                                                      un amor singular a tu Iglesia, Cuerpo místico de Cristo                                                                            Le descubriste su belleza figurada en María                                                                                             Y lo iluminaste para servirla con la oración y el apostolado                                                               Concédenos su pronta canonización en la Iglesia                                                                                     Y ahora la gracia especial  que por su intercesión te pedimos.                                                                Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Imprimir