Hemos recibido gozosamente la visita del buque escuela Esmeralda. Fue una ocasión de alegría para casi toda la comunidad chilena en Canadá pero también de recuerdos no tan alegres por su historia pasada, sin embargo no hay duda de que esta embarcación es fuente de orgullo por llevar en sí jóvenes deseosos de forjar una nueva historia donde las sombras del pasado no enturbien las vivencias del presente ni los sueños del futuro.

Este 56º Crucero de instrucción llegó a las costas de Vancouver el 06 de Agosto luego de haber pasado por los puertos de Iquique, El Callao, Guayaquil, Acapulco, San Diego, San Francisco y Victoria. Para luego continuar viaje a Peral Harbor, Papeete, Hanga Roa, Bahía Cumberland y Valparaíso.

Este año se ha dado paso a un importante hito en la historia de este Buque Escuela, al recibir por primera vez en sus cubiertas a una dotación mixta. Del total de 230 efectivos que están participando en el crucero de instrucción 2011, viajan 47 mujeres; 3 Oficiales instructoras, dos de las cuales pertenecen a las Armadas de Colombia y Ecuador respectivamente, 30 Guardiamarinas, entre las cuales se encuentran dos invitadas de la Armada de Uruguay, 10 Marineros y 4 instructoras de Gente de Mar.

Participamos de la Eucaristía dominical celebrada en la cubierta de la Esmeralda y gracias a la amabilidad del Capellán de la nave, Padre Fabián Martínez pudimos visitar todas las dependencias de la misma. Fue una experiencia muy bonita conversar y saber de estos jóvenes que, habiendo terminado sus estudios, emprenden este viaje de instrucción poniendo a prueba todo lo aprendido. Nos sorprendió gratamente el ambiente de fe que se vive y por supuesto el amor entrañable que se le tiene a la Virgen de Carmen. EL P. Fabián mencionó en su homilía que el buque era la catedral del mar, la tierra que acoge a todos, del norte, centro y sur, hombres y mujeres, creyentes que están cumpliendo con la vocación de servicio y entrega que los llamó el Señor.

EL Comandante de la “Esmeralda”, Capitán de Navío William Corthorn, nos pidió insistentemente que nuestras oraciones los acompañen en este viaje y así será, oraremos para que todos los hermanos y hermanas que viajan en la Dama Blanca lleguen bien a su destino.

Imprimir