El Día Alegre, es la tradicional fiesta del verano en Vancouver. Sus origenes se remontan al tiempo de la misión hispana en la parroquia San Antonio. Fue en 1989, el año en que llegamos a Vancouver, que se comenzó con la fiesta del “Día Alegre” como una forma de vivir la fraternidad y la comunión entre los migrantes de los diferentes países latinoamericanos que formaban parte de la comunidad y también de reunir fondos para sufragar los gastos de la misión.
La fiesta del “Día Alegre” es un evento cultural y de entretención dónde donde cada uno de los distintos países participantes ofrece comida típica de sus países, hay presentaciones artísticas y entretenidos juegos para los niños.
Una vez que la misión hispana se integró a la comunidad de “Our Lady of Sorrows” (nuestra parroquia actual), el “Día Alegre” pasó de ser una fiesta Latinoamericana a una Fiesta de las Naciones, dónde celebramos el ser una gran familia multicultural, dónde podemos compartir la riqueza de nuestras raíces y la variedad y sabor de nuestros platos típicos.
Este año el “Día Alegre” contó con la participación de 15 países. Pudimos disfrutar de las pupusas salvadoreñas; de una exquisita comida china; arepas colombianas y venezolanas; pasteles alemanes, carne asada de Guatemala; tamales hondureños; samosas de la india; pasta italiana; tostadas de pata, tinga, tamales, pambazos y tacos mexicanos; lengua a la jardinera de Nicaragua; ceviche y tamales peruanos; lumpia y pansit de Filipinas; café helado y limonada de canadá y por supuesto las infaltables empanadas chilenas, el mote con huesillos, brazo de reina, calzones rotos y mil hojas.
Hubo representaciones artísticas de los distintos países. Fue una fiesta colorida, alegre y gracias a Dios el sol estuvo de nuestro lado. Una hermosa ocasión para experimentar y vivenciar la comunión en la multiculturalidad que es la característica principal de Canadá, especialmente de nuestra ciudad, Vancouver.

Imprimir