Después de más de 20 años la Hna Amalia Ponce fue destina de Yocsina Córdoba a Curuzú Cuatiá Corrientes, ha sido el destino más largo que ha tenido. Una vida entregada a la educación. En el Colegio Juan XXIII acompaño, animó, compartió y puso en práctica el carisma de las Carmelitas Misioneras Teresianas con su ejemplo de entrega, fraternidad, creando vínculos y relaciones; convencida que la misión debe realizarse en misión compartida.
El martes 10 de mayo la comunidad educativa la invita a un encuentro fraterno para agradecerle todo el bien que hizo en la institución como, con cada uno de los miembros que la conforman. No falto nadie a la despedida con la que se le homenajeo. Docentes, administrativos, maestranza, directivos y la comunidad religiosa. Como siempre Hna Amalia Ponce dice que el mejor encuentro es entorno a la mesa, fue la manera de despedirla, en torno a la mesa y en el lugar que más quiere, la escuela.
Llegaba el momento del regalo, la pregunta era ¿qué le puede hacer ilusión? En la conversación surgen varias ideas, hasta por allí una voz suave dice “a ella le gusta hacer asados y con la plancheta puede preparar algo para las hermanas allá en Curuzú Cuatiá”. El regalo le hizo mucha ilusión y agradeció el detalle.
En un encuentro de familia las fotos son importantes porque registran el momento que se ha vivido y se pueden volver a ver para revivir el momento. Fotos con los distintos estamentos del colegio, ciclos educativos, maestranza hasta las hermanas.
La alegría y la tristeza se hicieron presentes, sentimientos encontrados; la alegría de haberla conocido y haber compartido la vida; la tristeza de que ya no estaría por allí, apareciendo en los patios, pasillos hasta en las aulas. Recordemos que a mediados del año 2021 se jubilo y dejo la dirección del colegio, pero siempre estuvo presente.
Llego el momento de decir adiós con fuertes abrazos, miradas y de manera especial con ese “hasta cuando Dios quiera” “permaneceremos unidos” “no te olvidaremos Ama” …
Buen viaje Hna Amalia que en tu nueva misión puedas seguir entregando y dándote como los has hecho aquí en el Juan XXIII. Córdoba te dice adiós y Corrientes te da la bienvenida.
Comunidad Educativa Juan XXIII.

Imprimir