En el marco del 30° aniversario del femicidio de María Soledad Morales, se presentó en la provincia el Foro local de la Red Infancia Robada cuya coordinación estará a cargo de la Prof. Natalia Heredia Oviedo.

La coordinadora del RIR Catamarca expresó que “nos preparamos para trabajar en la lucha por la vigencia de los derechos de las mujeres, niños, niñas y adolescentes.  Estamos convencidos que desde este lugar realizaremos un fructífero trabajo de entrega solidaria y amor al prójimo. Nos proponemos como Foro para abordar temáticas referidas a abuso de niños, niñas y adolescentes, violencia de género y grooming.“

“La presencia de la Red en la provincia es un gran aporte para la comunidad catamarqueña. El trabajo en conjunto con organismos estatales y ONG nos permitirán una apertura en la visión de las problemáticas sociales que seguramente nos dará oportunidad de trabajos colaborativos entre todos”

Con respecto a las actividades realizadas durante la Semana de María Soledad, concluyó “es un orgullo sumar los esfuerzos para contribuir en mantener viva la memoria. Sus compañeras, la hna. Martha Pelloni, su madre Ada Morales, su familia y todos los que participaron de las marchas son una generación que admiro profundamente por su valentía y amor a Sole. Es un placer escuchar sus testimonios que nos fortalecen para transitar en este camino de valorar la justicia y la verdad”, añadió.

Para finalizar destacamos la publicación en el muro de Facebook de la RIR Catamarca donde transmiten su homenaje a la memoria de la estudiante catamarqueña y simultáneamente describen la misión de este entusiasmado grupo que inicia su caminar.

SOLE NOS FALTA… DESDE HACE 30 AÑOS NOS FALTA

Seremos siempre ese pedido de justicia que se desparrama silencioso.

Seremos el nombre de las víctimas que ya no pueden gritar, las que imploraron por sus vidas, las que apagaron, las que nos quitaron. Seremos la palabra de las que silenciaron.

Estaremos con las madres y familiares que lloran sin consuelo y los/as hijos/as que quedaron en soledad, porque supimos que el silencio que marcha en medio de la lluvia y la pena, entre rezos y abrazos, es un clamor profundo que hace temblar los cimientos.

VIA: Red Infancia Robada – Catamarca

 

Imprimir