El sábado 13 de sábado a las 9:00 hs comenzamos un día de retiro y reflexión con todo el Personal Docente del Colegio Juan XXIII dirigido por el Equipo Directivo: Hna Amalia Ponce, Directora y Sra. Gabriela Cornelatti, Vicedirectora.

Para ese día nos propusimos los siguientes objetivos:

  1. Tener un espacio de reflexión y oración preparándonos para la Pascua.
  2. Orar la actitud de Jesús frente a los conflictos.
  3. Profundizar las relaciones al estilo palautiano.
  4. Dialogar sobre el momento histórico que estamos viviendo sobre la Beatificación de los Mártires Riojanos, qué dice dicho acontecimiento a nuestra vida.

Después de un momento orante, paseando por los distintos rincones preparados para el mismo, se reflexionó sobre los conflictos que tuvo Jesús en Galilea y Jerusalén; cómo los enfrentabas y resolvía.

Terminamos este momento hablando sobre nuestros hermanos Mártires Riojanos que serán beatificados el próximo  27 de abril:

Mons Enrique Angelelli. Nació el 17 de julio de 1923 y muere en La Rioja asesinado el día 4 de agosto de 1976.

Mons. Angelelli participó del Concilio Vaticano II y trasmitió el entusiasmo pastoral a la Diócesis de La Rioja. De esta manera, junto a su misión pastoral supo expresar el compromiso de la Iglesia con todos los hombres desde la pasión por el Evangelio de Jesucristo.

“Con un oído en el pueblo y otro en el evangelio”

Numerosos sacerdotes, religiosos y laicos se identificaron con ese ideal pastoral de toda la Iglesia que encontraba en La Rioja un tiempo y espacio propicios. Su presencia de buen pastor en los barrios periféricos, en los pueblos y parajes distantes, permitía integrar a todos en la gran llamada del Señor.

Mons. Angelelli, siendo Obispo Auxiliar de Córdoba, dialoga con nuestra Hermana Carmen Ayerdi, por ese entonces, delegada y le pide una comunidad para la localidad de Malagueño, Yocsina, para el campo social, respondiendo a la llamada del Concilio Vaticano II. Mons Angelelli es el que da la bienvenida a nuestras hermanas y bendice el Sagrario y la casa donde habitara la comunidad religiosa.

Gabriel LONGUEVILLE. Sacerdote francés, misionero entre los humildes riojanos. Nacio en Étables Ardèche- Francia, 18 de marzo de 1931 y muere en Chamical- La Rioja, 18 de julio de 1976.

Gabriel quería llevar el Evangelio de Jesús más allá de las fronteras de su Patria. Así, luego de prepararse en México, llega a Corrientes en 1970.

En marzo del año 1971 el Padre Gabriel se incorpora a esta Iglesia de La Rioja, donde Mons. Angelelli lo destina a la Parroquia de Chamical. Así lo recuerda la gente de esa comunidad. “Entre nosotros fue humilde servidor, muy sencillo, cercano a los pobres, hombre de profunda vida interior con un fino sentido del humor”.

Entre sus cartas a familiares y amigos, leemos sobre su incorporación gradual y respetuosa a la vida chamicalense: “Por ahora recorro el barrio en bicicleta, visito las familias, me relaciono con los que toman fresco a la entrada de sus casas… Las condiciones de vida de la mayoría de la gente son muy precarias; el salario está tres veces por debajo del de Buenos Aires, la gente no tiene trabajo fijo. No se sabe de qué viven las familias…
El P. Gabriel fue designado Párroco de “El Salvador” de Chamical desde 1972, en 1975 recibirá como colaborador al P. Carlos de Dios Murias OFM Conv. con quien compartirá breves e intensos años de ministerio así como la muerte martirial el 18 de julio de 1976. Pero todavía en su muerte quiso dejarnos un ejemplo de lo que Jesús nos enseñó: “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.” Estaba cenando con el P. Carlos y las religiosas de la parroquia cuando los captores vinieron a buscar al P. Carlos. Preguntaron sólo por él. Cuando éste los siguió, el P. Gabriel no quiso dejarlo ir solo. Le dijo “Voy con vos “y su suerte quedó sellada: Compañeros de misión, amigos como Jesús, hasta en la entrega final.

Carlos de Dios MURIAS.

Fraile franciscano convetual, defensor de los derechos de los obreros campesinos riojanos. Nación en San Carlos Minas, Córdoba el 10 de octubre de 1945 y muere en Chamical el 18 de julio de 1976.

Jesús lo llamó a servir a sus hermanos más pobres en la Orden de los Frailes Franciscanos Conventuales en la cual ingresa en 1966 y hará su profesión solemne en 1971. En el Seminario Franciscano de Moreno cursará sus estudios teológicos y el 17 de diciembre de 1972  es ordenado sacerdote en la Iglesia Nuestra Señora de las Gracias en Buenos Aires de parte de Mons. Enrique Angelelli, obispo de La Rioja a quien conocía desde su adolescencia.

Desde 1974 comienza a visitar la diócesis en misiones evangelizadoras y a partir del 28 de febrero de 1976 integra la fraternidad del Convento de Saldán, Córdoba, viviendo en Chamical, diócesis de La Rioja. El 5 de mayo de 1976 es nombrado Vicario Cooperador de la parroquia El Salvador de Chamical. Su pasión fue la justicia y toda la fuerza de su corazón de sacerdote se volcó en la defensa de los derechos del obrero, del campesino, de los hacheros en la dignidad de los más pobres, de los marginados y postergados. En tiempos muy difíciles, en que la iglesia de la Rioja era sospechada y perseguida por las autoridades políticas y militares que integraban el denominado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), su voz se elevó con firmeza y claridad para denunciar todo aquello que atentaba contra la dignidad de sus hermanos.

Encontró en la Diócesis de La Rioja un espacio donde los ideales eclesiales del Concilio Vaticano II se estaban viviendo y así lo transmite con entusiasmo y alegría.

“Podrán callar al P. Carlos o al Obispo, pero no la voz del Evangelio. Es mejor morir joven habiendo hecho algo por Cristo y el Evangelio, que morir viejo sin haber hecho nada”. Son las últimas palabras que se le recuerden en una homilía. Días atrás había recibido amenazas para que se callara y dejara de comprometerse como sacerdote al servicio de los más pobres.

Wenceslao PEDERNERA.

Esposo, padre y trabajador. Animador del cooperativismo rural en La Rioja

Nace en La Calera-San Luis, 28 de setiembre de 1936 y muere en  Sañogasta Chilecito-La Rioja, 25 de julio de 1976.

En una novena, Wenceslao fue tocado por un mensaje bíblico que cambió su forma de pensar sobre la fe y la Iglesia. Con Coca, su esposa,  trabajarán activamente junto al P. Plaza en la Comisión Pro Templo. Cuenta Coca: “A partir de eso Wence se entusiasmó mucho, no le importó más nada. Lo único que le interesaba era Cristo y la Iglesia. “

En ese contexto, conocieron a Carlos Di Marco y Rafael Sifré que trabajaban en la animación del cooperativismo rural en Mendoza y más tarde en La Rioja.

En 1973 se trasladó con su familia a La Rioja luego de haber sentido el llamado de Mons. Enrique Angelelli que convocaba a los campesinos a formar el MOVIMIENTO RURAL DIOCESANO para animar la promoción del trabajo cooperativo de los campesinos, la defensa de los derechos de los trabajadores de la tierra, y la mejora de sus condiciones de vida.

Por su compromiso de trabajador cristiano fue salvajemente acribillado a balazos en su propia casa el 25 de julio de 1976.

Nos cuenta Julio Saquero, compañero de Wenceslao:

“Los sicarios fueron a la casa parroquial de Chilecito buscando al cura francés André Serieye a quien no encontraron. Después, frustrados, fueron a buscar al sacerdote a Sañogasta, al predio donde Wenceslao iniciaba con su esposa las tareas para la creación de una cooperativa de trabajo. Llegaron al anochecer, él les abrió la puerta, le preguntaron por el cura. «No sé dónde está» respondió, y eso fue todo. Lo mataron frente a su esposa y sus tres niñas. No le dieron tiempo a terminar de comprender, a entender de qué se trataba la cosa. Llenaron su cuerpo de balas y allí quedó.

Sabemos por testigos presenciales que entre sus últimas palabras dijo a sus hijas: “No odien.” Como Jesús, tuvo palabras de perdón hacia quienes lo habían matado.

Durante el día también pudimos reflexionar sobre las relaciones palautianas y se concluye el día elaborando entre todos el “Decálogo de las relaciones palautianas”.

Damos gracias a Dios por todo lo vivido, por la disponibilidad, apertura y entusiasmo de todos los docentes que en esta oportunidad pudimos estar la comunidad completa.

Imprimir