Hemos querido concluir estos días de arduo y fecundo trabajo, presentando el fruto de él ante nuestra madre, la Virgen de Luján, que ella bendiga la nueva vida que se ha gestado, la Provincia “Virgen de Guadalupe” de América y nos ayude a vivir con audacia y generosidad la misión en servicio a la Iglesia que peregrina en esta tierra americana.

Iniciamos nuestro peregrinar, llevando en el corazón a todos nuestros hermanos con los que somos FAMILIA PALAUTIANA; como culmen de este encuentro participamos de la Eucaristía en la Basílica Nuestra Señora de Luján, donde hemos dado gracias a Dios por los frutos de nuestro primer capítulo provincial.

Agradecemos a cada uno de los que por medio de la oración han acompañado el curso de nuestro capítulo, los saludos y bendiciones que afectuosamente hicieron llegar a la Asamblea Capitular.

Nos despedidos de ustedes, Equipo de Comunicaciones, Hnas. Carmen Vázquez y Cecilia Fernández, cmt.

Imprimir