Con el lema “Arriesgándonos a amar” se realizó el Encuentro Internacional de junioras de América Latina 2014 en Chile. Participaron 11 junionas las que nos relatan así su experiencia:

Damos inicio con el encuentro el día 01 de julio, donde nos dio la bienvenida la hna. General Luisa Ortega y la Hna. Adriana Montenegro. También contamos con la presencia de la Hna. Ma. José Gay que nos ánimo, y compartió con nosotras el tema “ Desafíos de la vida en la comunidad “ , desde estos puntos:
 Comunidades de seguimiento
 Hondura humana de comunión
 Manejo constructivo de los conflictos
 Madurez afectiva

Con los cuales nos ánimo a CONTINUAR caminando en la esperanza en el seguimiento de Jesucristo como Carmelitas Misioneras Teresianas, y desde ahí nos llevará a tener una vida más profunda en nuestras comunidades.

Continuamos el día 4 de julio con el P. Larry Yévenes SJ. Con los temas ¿Cómo crecer en el autoestima? Y afectividad, celibato y espiritualidad, que nos llevaron a compartir desde nuestra experiencia en la vida diaria y también el compartir nuestro ser de mujer, impulsándonos a vivir nuestra consagración en gratuidad, buscando un crecimiento personal, teniendo como desafío vivirlo en nuestras comunidades y con los que compartimos.

Después de lo compartido tuvimos un momento de recreación , presentando algunos de nuestros bailes regionales de Brasil, Perú,Venezuela, Chile, Paraguay, Ecuador, Argentina y México, pudimos conocer un poco de las riquezas culturales de los países donde estamos presentes.

Al siguiente día después de la Eucaristía en el Santuario de los Andes, marchamos con alegría al Tabo, para compartir entre nosotras experiencias de fraternidad, silencio y gratuidad de todo lo compartido.

Cerramos con una Eucaristía de acción de gracias en la casa Provincial por todo lo vivido en estos días.

No queremos pasar por alto nuestro agradecimiento hacia cada una de nuestras comunidades que nos apoyaron para vivir estos días de encuentro, al igual que a cada una de nuestras hermanas de Chile por su acogida y disponibilidad. Que Dios las bendiga.

Imprimir