Javiera Barrios e Ignacia Barraza vivieron el encuentro de la JMJ en Brasil 2013, junto al papa Francisco.

Este encuentro contó con la participación de 3.500.000 de jóvenes de todas partes del mundo, siendo la delegación de Chile la tercera más numerosa con un total de  10.000 chiquillos.

Para Javiera fue “una experiencia inolvidable, ya que todos nos entendíamos a  sin importar el idioma que habláramos. Me di cuenta que ver al papa era algo emocionante, verlo a él me transmitía paz y felicidad… también pude experimentar realidades que no conocía como la pobreza extrema y darme cuenta que no todo lo que decían era verdad”.

 

Imprimir