Te presentamos a continuación una hora santa para la fiesta del Beato Francisco Palau… ¡Para vivir en Comunidad!

HORA SANTA CON JESÚS SACRAMENTO EN LA FIESTA DE FRANCISCO PALAU

1.- EXPOSICIÓN 

Canto: No adoréis a nadie.

Motivación:  Con alegría, Señor Jesús, queremos alabarte, bendecirte y adorarte por  quedarte así presente entre nosotras. Aquí estás tú, y en ti y contigo todos los hermanos y hermanas que formamos la Iglesia amada por el P. Francisco, nuestro Fundador. Tu lo llamaste y lo hiciste recorrer un hermoso camino de búsqueda que culminó en aquel encuentro transformante con la Iglesia y del cual nosotras somos herederas y continuadoras.

El P. Francisco también te amó, te adoró y te reconoció Iglesia en esta Hostia pura y Santa

“Cristo está en el altar en carne real. Tras las especies de  pan y vino está su carne y sangre: allí su cuerpo, allí su alma, allí su divinidad. Las especies de pan y de vino  son el signo de su presencia en el altar.”      (MR 758,4)

Letanías de adoración a Jesús Eucaristía: (CF. MR 760)

1.- Cristo Total, aquí presente en el altar, te alabamos Señor

2.-Cabeza de la Iglesia, te alabamos Señor

3.-Lecho nupcial donde se unen Amante y Amada, te alabamos Señor

 ♫  Cuanto más te miro…

1.-  Verbo hecho carne, te alabamos Señor

2.- Sacramento que derramas dones y gracias, te alabamos Señor

3.- Esposo de la Iglesia, te alabamos Señor

♫  Cuanto más te miro…

1.- Cristo, que te das todo a tu Esposa la Iglesia, te alabamos Señor

2.-Sacramento por quien aquel que comulga se hace miembro de un mismo y solo cuerpo, te alabamos Señor

3.-Sacramento por quien la Iglesia está realmente presente en este altar, te alabamos Señor

Canto: Jesús te adoramos

2.- ACCION DE GRACIAS

Hoy que celebramos al P. Palau queremos darte gracias por nuestros hermanos y hermanas de congregación, aquellos que nos han precedido y de cuya fidelidad y testimonio eclesial somos herederas. Aquellos hermanos y hermanas de quienes  aprendimos que el P. Francisco fue un profeta  y constructor de comunión porque entendió en lo profundo de su corazón que somos imagen y semejanza de un Dios comunión, un Dios familia, un Dios cuya vida es una eterna  relación de amor.  Aquellos y aquellas que nos han enseñado que también nosotras estamos llamadas a ser profetas de la comunión, a construirla y a través de ella engendrar vida en el mundo. Queremos darte gracias por las hermanas que hicieron vida lo que nuestro fundador escribió a Juana:

“Mírale [a Jesús] en este cuerpo que es su Iglesia, llagado y crucificado, indigente, perseguido, despreciado y burlado. Y, bajo esta consideración ofrécete a cuidarle y prestarle aquellos servicios que estén en tu mano” (Cta 42).

Escuchemos lo que nos dirían hoy estas hermanas y hermanas…

Canto: Que no se te olvide . (Canto # 8)

Acción de gracias:

En este momento querido Jesús, a ti que eres Cabeza de la Iglesia y Aquel que nos ha llamado a servirla en esta familia religiosa,  queremos alabarte y darte gracias por las hermanas que con su vida,  una palabra,  un gesto, una corrección,  nos han ayudado a crecer en nuestra vocación de Carmelitas Misioneras Teresianas. Tu sabes que algunas veces no fue fácil, y sin embargo sabes que con el tiempo hemos reconocido y valorado el su amor hecho concreto en nuestras vidas.  Por ellas hoy queremos darte gracias.

Las invito hermanas a que en un momento de silencio traigamos a nuestro corazón estas hermanas que antes o ahora nos han ayudado a crecer en nuestra vocación….

(silencio o música de fondo)

Las invito ahora a presentarlas a Jesús, sea con una acción de gracias, sea simplemente mencionando su nombre…

Canto para terminar este momento: Mi alma alaba al Señor.

 

3.- INTERCEDIENDO

Dice el P. Francisco “Me parece que  estoy siempre escuchando la voz de nuestro adorable Redentor que desde el sagrario nos está diciendo a grandes voces: “Llamen a la puerta y se les abrirá” (Lc11,9), “Todo lo que pidieren en  la oración, crean que lo alcanzarán y les será dado” (Lc11,24)”

Motivación: Queremos presentarte  en este momento, Señor, la Iglesia, tal cual es: santa y pecadora,  gloriosa y llagada, sana y enferma, gozosa y sufriente, vibrante y cansada… Tú la conoces Jesús, lo sabemos, pero queremos hablarte de ella, pedirte por ella, interceder por ella y todas sus necesidades, porque miramos nuestro mundo Señor y vemos como tu Cuerpo sufre, llora, clama…

Podemos hacer peticiones por la Iglesia…

Por todas esas intenciones rezamos tres glorias.

 

4.- AÑO DE LA FE

En este Año de la Fe que acabamos de comenzar, queremos darte gracias por el don de nuestra fe, esta fe que le da sentido a todo lo que somos y hacemos, la fe que guió al P. Francisco durante 50 años y que lo condujo al dichoso encuentro que transformó su vida y su persona , la fe que lo hizo perseverar en medio de tormentas y persecuciones,  la fe que ordenó su amor, ser y hacer, en torno y para la Iglesia, la fe que lo llevo a descubrir su credo personal.

Hoy, aquí junto a ti, Jesús, Cabeza de la Iglesia, queremos unirnos al Padre Francisco y rezar su Credo Eclesial, ese que tú pusiste en su corazón.

Credo: Rezar juntas el Credo del P. Francisco (ver texto  en el anexo)

Canto: Credo del P. Palau

Gracias Señor por este tiempo precios de encuentro y adoración. Gracias Señor por el don del P. Francisco a la Iglesia. Gracias por regalarnos el carisma de comunión

 

RESERVA: Alabe todo el mundo

CREDO ECLESIAL

1º Creo existes, y que tú eres el objeto único de amor

designado por la ley de gracia “amarás…” .

2º Que tú eres Dios y los prójimos.

3º Que todos los prójimos, esto es, los predestinados a la gloria, forman un cuerpo moral perfecto bajo Cristo Dios-hombre su cabeza.

4º Que donde está Cristo está la Iglesia, y que no son cosas separadas sino individualmente, pero unidas moral y espiritualmente, formando una sola nación, un solo principado, un solo reino, una sola familia, un solo  cuerpo unido entre sí con su cabeza con lazos más fuertes que los del cuerpo material, por ser Dios, El mismo el espíritu que hace en él lo que el alma en el individuo.

5º Que este cuerpo se llama Iglesia, formando una sola la que está en el cielo, en la tierra y en el purgatorio, por ser una sola su Cabeza y uno solo el Espíritu que la vivifica, que es Dios.

6º Que la Iglesia es una belleza inmensa, porque reúne en sí todas las perfecciones y atributos que forman la imagen del mismo Dios; y que por lo mismo, es el único objeto de amor que puede satisfacer todos los apetitos del corazón humano y la vista intelectual y material del hombre.

7º Que este cuerpo moral perfecto que eres tú, eres una realidad, una entidad distinta, con vida y movimiento propio; que tienes espíritu y vives, entiendes y amas, que hablas, oyes y ves.

8º Que siendo amada como objeto único digno de amor para el hombre y el ángel, puedes corresponder con amor amando a tus amantes.

9º Que en ti el amor es el Espíritu Santo, que derramándose por todos los miembros de tu cuerpo, corresponde con amor al que ama.  No tienes alma como nosotros, pero tienes espíritu y éste es el Espíritu Santo, persona tercera de la Trinidad que te da vida, movimiento, virtud, gracia y gloria; eres una inteligencia, y ésta está en tu cabeza que es Cristo, Hijo de Dios vivo, y hombre Hijo de María Virgen; y con el Hijo y el Espíritu Santo está el Padre, como principio de donde proceden los dos; en ti, contigo y por ti obra Dios Trino y Uno, y fuera de ti no hay salvación, vida ni felicidad, sino agitación y tormento eterno.

No adoréis a nadie

No adoréis a nadie, a nadie más que a El.

No adoréis a nadie, a nadie más que a El.

No adoréis a nadie, a nadie más,

no adoréis a nadie, a nadie más,

no adoréis a nadie, a nadie más que a El.

Porque sólo El nos puede sostener,

porque sólo El nos puede sostener.

No adoréis a nadie, a nadie más.

No adoréis a nadie, a nadie más.

No adoréis a nadie, a nadie más que a El.

Jesús te adoramos

Jesús te adoramos,

nuestra vida te entregamos,

cómo te amamos.

Iglesia Santa te adoramos,

nuestra vida te entregamos,

cómo te amamos.

Mi Alma Alaba

Mi alma alaba al Señor, mi alma alaba al Señor.

Desde lo más profundo de mi corazón.

Te siento aquí  Señor,  te siento aquí  Señor,

Aquí en lo más profundo de mi corazón.

Te doy gracias Señor, te doy gracias Señor,

Desde lo más profundo de mi corazón.

Cuanto más te miro

Cuanto más te miro, Iglesia santa,

Cuanto más te miro más nueva te veo.

Déjate ver, Iglesia.

Alabe todo el mundo

Alabe todo el mundo, alabe al Señor.

Alabe todo el mundo, alabe a nuestro Dios.

Imprimir