La Iglesia Católica en Chile presentó su campaña Cuaresma de Fraternidad 2012, orientada a apoyar a jóvenes en situación de vulnerabilidad. La campaña se extiende entre el 22 de febrero y el 1 de abril y este año se inspira en el lema “40 días para cambiar historias de jóvenes que lo necesitan”.

Una mujer embarazada, una pareja que va al cine y un camarero no tienen nada en común, pero en el proyecto 40 días para compartir, sí.

Se trata de una campaña promovida por la Conferencia Episcopal de Chile en la que a través de ejemplos claros y actuales se anima a los chilenos a vivir la Cuaresma como un tiempo de pequeños sacrificios para ayudar a quienes más lo necesitan.

La campaña Cuaresma de Fraternidad 2012 pretende recaudar mil millones de pesos este año para seguir apoyando los proyectos a lo largo del país.

El 30% de lo recaudado se destina para proyectos sociales y desde el año 2000, la Campaña ha financiado 421 proyectos sociales. Cantón explicó que en la actualidad un total de 82 proyectos se están ejecutando a nivel nacional, lo que permite trabajar conjuntamente con 2.300 jóvenes.

Imprimir