Con gran entusiasmo y fraternidad vivieron las vísperas de Navidad junto al pesebre de la Capilla Francisco Palau en Quilpué, la Comunidad Milpa Tarragona. En ella intercambiaron regalos y un compartir fraterno con cosas típicas de esta época.

Cada integrante dio gracias a Dios por sus hermanos y destacó una virtud de su amigo secreto. La Comunidad de Tarragona nos comparte algunas fotografías del encuentro navideño. Damos gracias a Dios por la comunidad de jóvenes MILPA; que siguen manteniendo la alegría de ser y hacer Iglesia en Quilpué; y que caminando juntos esperan a que esta noche buena nazca Jesús en sus corazones.

Imprimir