Con una misa concelebrada en la Iglesia Catedral, se realizo ayer el acto central por los 200 años del nacimiento del padre Francisco Palau y Quer, los 150 años de la fundación de la Congregación de las Hermanas Carmelitas Misioneras Teresianas y los 115 años de la apertura de la primera casa en América que fue precisamente en Goya. Presidió el oficio el sacerdote Pablo Ferreiro y estuvieron presentes la Superiora General hermana Lucía Ortega y la hermana provincial Mirta Rojas y delegaciones de Africa, Europa, Chile, Uruguay y Argentina.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la Hermana Martha Pelloni, en su calidad de anfitriona y de representante legal del Instituto Santa Teresa de Jesús quien destacó que esa institución “celebra con alegría y nostalgia el camino recorrido de aquellas hermanas que dejaron sus tierras, sus familia y apostaron a la tarea evangelizadora-humanizadora”.

“Desde entonces nuestra misión es compartida con los laicos en la familia Palautiana, que fortalece el compromiso de hacer memoria de aquel 20 de mayo de 1.896, una historia construida desde una misión clara y perseverante” dijo la religiosa que reside en Goya.

La hermana Martha Pelloni dio la bienvenida al sacerdote “carmelita” que presidió la misa padre Pablo Ferreiro, a la Superiora General de la Congregación hermana Lucía Ortega, a la hermana provincial Mirta Rojas que vino desde Chile, a la hermana Odette Gapira  y a las hermanas carmelitas que vinieron desde Paraguay, Uruguay y desde distintos puntos de Argentina”.

 

Imprimir