Durante la audiencia general, Benedicto XVI ha dicho que “la oración no es tiempo perdido” y ha puesto a Santa Teresa de Ávila como un ejemplo para llegar a la santidad. Donde Teresa de Ávila demuestra que la oración no es tiempo perdido.

Imprimir