Desde Canadá nos llegan buenas nuevas del inicio del año jubilar en nuestra comunidad de Vancouver:

29 de Diciembre 2010, 7:00pm, Vancouver, Canadá :
“Sonaron las campanas de Our Lady of Sorrows anunciaban que… …Teníamos la Solemne Eucaristía donde se dió por inaugurado el Año Jubilar Palautiano en Vancouver, Canadá. El Señor nos regaló un día hermoso en medio del invierno que apenas comienza.
Pero comenzamos la celebración antes, con una comida en un salón de la Parroquia donde compartimos con el Arzobispo de Vancouver Monseñor Michael Miller CSB, casi todos los sacerdotes que participaron en la Eucaristía, miembros del Consejo Parroquial y nuestros hermanos MILPA. Después de la cena pasamos a la misa.
Presidió la misa, el Arzobispo de Vancouver, Monseñor Michael Miller que acompañado por los tres sacerdotes Scalabrinianos de la Parroquia: Padres Pedro, Ricardo y Juan Luis; de dos Carmelitas Descalzos: Padres Mario Fernandes y Jerry D´Souza y del Padre Salvador Ahumada, párroco de la Parroquia Hispana en Calgary y antiguo sacerdote de la Misión Católica Hispana en Vancouver, celebraron esta Solemne Eucaristía trilingüe: Inglés, Español e Italiano. Fue una celebración muy familiar donde contamos con la presencia de las personas más cercanas a nosotras y nuestra comunidad estaba particularmente contenta porque contábamos con la presencia de la Superiora Provincial, hermana Mirtha Rojas Solar y la Consejera y secretaria provincial, hermana Silvia Sepúlveda Concha. Si bien no fue una misa masiva en términos de número, sí lo fue en términos de cariño y reconocimiento por la presencia de las hermanas en esta Iglesia.
Monseñor comenzó su homilía reconociendo y agradeciendo nuestra presencia religiosa en la Arquidiócesis, especialmente en medio del mundo hispano y nos instó a ser “siempre mujeres de experiencia de Dios y audaces en su respuesta a los desafíos de la misión de la Nueva Evangelización”. Esas fueron parte de sus primeras palabras en la Homilía, que en un perfecto español nos dirigió con sentido cariño. Luego pasó a presentar la figura del P. Palau, esta vez en Italiano, fue impresionante ver cómo pudo captar y transmitir en pocas palabras la figura y el mensaje de nuestro fundador, lo resume así: “Su mensaje (el de Francisco Palau) es tan sencillo como el Evangelio mismo: que estemos siempre dispuestos a seguir a Cristo aunque nos cueste; que nos entreguemos con valentía y generosidad al servicio de los hermanos; que la soledad, la oración y el sacrificio sean la fuente de nuestro apostolado, y que el amor a Cristo, a María y a la Iglesia polaricen nuestra vida”
A partir de las lecturas bíblicas de ese Miércoles de la Octava de Navidad, Monseñor nos motivó a caminar en la luz de Belén, transmitiendo esa luz que no se extingue, pidió que “Desde el pesebre y a través de nuestro testimonio y apostolado, irradiemos la luz y el amor que dispersa la oscuridad, para que desatemos una ola de bondad lanzada por este Dios que se hizo niño”
Durante esta misa fueron presentado formalmente los MILPA a la comunidad local: Eric y Kitten Marks, Kathy Shantz y Gloria Grewal. Quienes participaron activamente tanto en la Liturgia como en el compartir que tuvimos después de la Misa.
Fue un día alegre, un día de fiesta para nosotras y para la Iglesia, se respiraba un ambiente de fraternidad y cariño. En la convivencia que hubo después de misa todos se veían contentos, nos sacamos muchísimas fotos y gozábamos de celebrar en familia esta hermosa ocasión.

[cincopa A4FAxfadOQGy]

Imprimir