La Comunidad Educativa Carmelita Palautiana de Catamarca reflexiona acerca del lazo pedagógico y emocional en el marco de la jornada institucional de junio.

En la Jornada institucional llevada a cabo en nuestra comunidad educativa, el día 11 de junio pasado, nos hemos propuesto reflexionar juntos sobre todo lo que atañe al vínculo con el “otro” del aprendizaje, nuestros alumnos y alumnas, con el propósito de producir saber pedagógico contextualizado, teniendo en cuentas las características generales de nuestra sociedad y las particularidades de nuestros actores institucionales.

Uno de los ejes de diálogo y la reflexión colectiva fue la idea, propuesta por la comunidad de hermanas, de “restaurar la belleza”. Restaurar la belleza será ante todo un principio ético, no una cuestión estética, es decir, tendrá que ver con la posibilidad de ofrecerle a nuestros niños, niñas y jóvenes  caminos, lenguajes e ideas que les permitan mirar sus realidades desde un marco mayor de sentidos.

Restaurar la belleza es un camino de apertura y alojamiento del otro, una oferta cultural para que nuestros alumnos puedan elaborar sus historias desde una perspectiva más bella, más autentica y más propia. Entonces restaurar la belleza en nuestras aulas será un acto esencialmente ético, de apertura y de generosidad, de permitirles a los chicos y chicas construir una historia con sentido y belleza.

Para ir cerrando  compartimos un pensamiento de Massimo Recalcati, que expresa la idea de belleza a la que  nos referimos, “…las palabras están vivas, entran en el cuerpo, perforan el vientre: pueden ser piedras o pompas de jabón, hojas milagrosas”

 

Imprimir