El papa Francisco encabezó la primera misa de 2014 en el día en que la Iglesia Católica celebra la Jornada Mundial de la Paz con un mensaje que  estuvo centrado en tres ejes: la fraternidad, el fundamento y el camino para la paz.

“La Madre de Dios se ha convertido también en nuestra Madre”, sostuvo el Papa en la primera homilía del Año, que está centrada en María: “La sentimos cercana a nosotros”.

“Que el Señor te bendiga y te proteja. Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te muestre su gracia. Que el Señor te descubra su rostro y te conceda la paz. Es muy significativo escuchar de nuevo esta bendición precisamente al comienzo del nuevo año: ella acompañará nuestro camino durante el tiempo que ahora nos espera. Son palabras de fuerza, de valor, de esperanza”, dijo en la homilía.

El Papa dijo que en muchas partes del mundo continuamente se lesionan gravemente los derechos humanos fundamentales, sobre todo el derecho a la vida y a la libertad religiosa.

También se refirió al fenómeno de la globalización, que como ha afirmado Benedicto XVI, “nos acerca a los demás, pero no nos hace hermanos”.

Imprimir