Después de las rosas toda la gran familia de los lirios ocupa en nuestros jardines un lugar muy preferente, y de ella tomamos el que sobresale a todos ellos. Este sube recto hacia el sol, e inclina su cabeza cuando éste pasa. Su color es blanco, cándido y puro, y su fragancia tan fuerte, que el exceso ofende casi a un olfato débil, poco capaz y enfermo.

¿Quieres saber qué cosa es fe? Ama la verdad eterna, búscala, y hallada, únete con ella, y cuando la tengas, el inestimable y fuerte olor de esta hermosa flor te dirá qué cosa es ella; te lo enseñará práctica y experimentalmente, y entonces entenderás su definición. ¿Que no amas a Dios verdad eterna? La definición que se te dé sobre esta excelentísima virtud será para ti oscura.

Madre de todos los creyentes,
ayudadme en mi incredulidad.
Yo creo todo cuanto cree y manda creer
Nuestra madre santa la Iglesia.
Yo me obligo, yo me comprometo
a fomentar y cultivar esta flor con santas meditaciones:
yo propongo estudiar y meditar
los misterios y las verdades
que me propone la Religión.
Yo prometo vivir firme en la fe católica,
y guardarla pura hasta la muerte.
Recibid, Señora, estos mis propósitos:
aceptad esta flor y presentadla a Dios vuestro Hijo, verdad eterna.

Imprimir